Innovación y Tecnología: Implantes de microchips podrían ordenar nuestra comida según necesidades nutricionales

 

Un informe denominado “Future of Food”  de Sainsbury hace algunas predicciones audaces para el mundo nuevo y valiente de productos frescos. Medicamentos a base de hongos, granjas espaciales e implantes de microchip son solo algunas de las grandes innovaciones de productos frescos del futuro descritas en el documento.

 

El informe de Sainsbury, que celebra actualmente su 150 aniversario, entrega una variedad de datos sobre las tecnologías futuras que cambiarán la cara de las compras de alimentos.

 

Encargado por el supermercado, el informe fue compilado por el destacado historiadora  de alimentos Dra Polly Russell y el científico en plantas James Wong.

 

¿Qué vendrá a futuro?

En los próximos cinco años predicen que los alimentos se utilizarán cada vez más como medicina preventiva, con ingredientes bio-fortificados como los súper hongos de castaño, con la vitamina D aumentada y la vitamina B12 cada vez más generalizada.

 

Dentro del informe hay buenas noticias para la industria de productos frescos, ya que, los autores prevén que para 2025 una cuarta parte de los británicos serán vegetarianos, con la mitad de ellos autodesignándose  como flexitarianos.

 

Lechugas cultivadas por astronautas en el espacio

Dentro de 50 años, también podríamos disfrutar de una procedencia ultra precisa, gracias a las tecnologías blockchain que pueden mostrar exactamente cuándo se recogió un cultivo y en qué etapa de madurez se encuentra.

 

“Pronto podremos estar seleccionando mangos en la etapa exacta de maduración,  incluso de bocadillos impresos en 3D de acuerdo con nuestra tolerancia de especias exacta”, señala el informe.

 

Para el año 2169, en 150 años, el paisaje alimentario podría ser irreconocible, con granjas espaciales en planetas como Marte, y “cenas parche” que satisfacen nuestras necesidades nutricionales diarias a través de un parche o una píldora.

 

Microchips 

 

Tal vez lo más impresionante, descrito en el informe es  que podríamos tener implantes de microchip en nuestros cuerpos que almacenarían datos genéticos, de salud y de situación de nuestros cuerpos, diciéndonos cuáles son los mejores alimentos para comer en un momento dado.

 

Luego, estos dispositivos podrían realizar un pedido automático de entrega de aviones no tripulados (drones) para ayudar a restaurar los niveles de energía o nutrientes.

 

James Wong, uno de los autores de la investigación, indicó: “Durante décadas, las dietas se han simplificado para incluir ingredientes básicos que brindan sustento, y con eso  hemos sido testigos de una disminución en las variedades de algunos ingredientes. Sin embargo, lo que estamos viendo ahora, especialmente con la explosión de alimentos de origen vegetal, es que la diversidad en los alimentos está regresando a la dieta británica, incluidos los cultivos antiguos como la quinua,  y los alimentos básicos del sudeste asiático, como el Jackfruit”.

 

Agregó. “Con esa variedad cada vez mayor en las dietas, viene una mayor comprensión de desde dónde provienen nuestros alimentos y una apreciación más profunda de la producción de alimentos”.

 

En el mismo ámbito, la Dra. Polly Russell añadió: “A lo largo de la historia, las tendencias alimentarias han sido determinadas por una compleja gama de factores económicos, políticos, sociales y tecnológicos. Aunque en muchos aspectos la forma en que compramos, comemos y cocinamos es radicalmente diferente a la de hace 150 años, hay algunas cosas que nunca cambiarán: la comida siempre ha sido una parte importante para unir a las personas”.

 

“Así que, incluso si terminamos confiando en parches o cenas de píldoras para nuestra salud física para el año 2169, la comida seguirá siendo una parte clave en nuestro bienestar emocional, social y psicológico”, cerró la Dra.

 

Fuente:SimFRUIT según Fruitnet
Volver