Chile:”Temperaturas máximas estarán sobre lo normal entre Arica y Curicó, durante  enero, febrero y marzo”

Febrero 5, 2019|Actualidad, Agroclima|
[intro]El Informe de Coyuntura Agroclimática de  enero 2019,  además analiza la situación de  sequía agrícola, hídrica y meteorológica en el país[/intro]
AltasTemperaturasDe acuerdo al pronóstico de la Dirección Meteorológica de Chile (DMC) para el trimestre enero-febrero-marzo 2019, se proyecta precipitaciones “bajo lo normal a normal” en el altiplano de Viviri y Putre, en las estaciones cordilleranas de Lagunitas y Embalse del Yeso en las regiones de Valparaíso y Metropolitana y en las estaciones de Curicó, Coyhaique y Balmaceda, mientras que desde Linares hasta Puerto Montt el pronóstico habla de precipitaciones “bajo lo normal”. El resto del país se ubica en la denominada “Estación seca”.

Analizando las temperaturas máximas, éstas estarán en la categoría “sobre lo normal” entre Arica y Curicó, siendo un poco ma?s normales en los sectores costeros del área. Hacia el sur se pronostica entre“normal” a “sobre lo normal” excepto Coyhaique donde se pronostica “sobre lo normal”.

En relación con las temperaturas mi?nimas estarían “sobre lo normal” entre Arica y Santiago, con excepción de La Serena y Valparaíso, que estarán en un nivel “normal” a “sobre lo normal”, lo mismo que el resto del territorio hacia el sur.

La Oscilación Antártica muestra un pronóstico marcado hacia un índice positivo en la primera quincena de febrero lo que significa una probabilidad de menores precipitaciones en el sur de Chile.

Respecto del Fenómeno de El Niño, el último informe consolidado por IRI-CPC/NOAA de mediados de enero confirma la presencia de una fase cálida. Las cuatro regiones monitoreadas mostraron valores semanales cercanos a +1°C (ver Figura 10). La probabilidad de tener un evento El Niño en la actual temporada de verano está cerca del 90% y la tendencia es que se mantenga hasta, al menos entrado el otoño de 2019 para el Hemisferio Sur. La intensidad esperada del fenómeno es moderada pudiendo ser mayor en el verano, decreciendo hacia el otoño.

El informe además analiza la sequía meteorológica, indicando que hasta fines de 2018 se puede observar la permanencia de una sequía “larga, moderada y cálida”. En cuanto a la sequía hidrológica,  los caudales, en general, en 2018 son significativamente menores a los de 2017 y también a los promedios históricos.Con respecto a los embalses, a nivel nacional se observa un déficit promedio de un 24% respecto de sus promedios, con un 4% de disminución respecto de los volúmenes almacenados del mes pasado.

Por su parte, con respecto a la Sequía Agrícola, el documento indica que para analizar la sequía agrícola se presenta el Índice de Condición de la Vegetación (VCI, por sus siglas en inglés). En el informe de enero del Instituto de Investigaciones Agropecuerias (INIA) se observa una situación estacionaria del de este índice respecto del mes anterior, en el sentido de que las últimas lluvias primaverales se han presentado en el periodo del 17 de noviembre al 02 de diciembre de 2018. Hay un cierto desfase en su evolución respecto de los índices de sequía meteorológica como es el IPE, ya que, gracias a la mayor pluviometría de primavera desde O ?Higgins al sur, el índice vegetacional refleja aun un buen estado de la vegetación, a pesar de las consecutivas olas de calor. Sólo en Coquimbo y Valparaíso se advierten, a nivel regional condiciones de sequía agrícola leve y a nivel comunal en 16 comunas de dichas regiones. Esta situación contrasta con los déficit pluviométricos que van desde un 80% en Atacama a un 40% en O’Higgins. Esta situación puede que se extienda en severidad y territorialmente hacia el sur (O`Higgins) en la medida que avance la“estación seca” de primavera-verano y aumenten las temperaturas ma?ximas y disminuya la humadad relativa. Un riesgo adicional y de gran impacto es el aumento de la probabilidad de incendios forestales.

Más información haga click AQUí

Fuente: SimFRUIT
Volver