Director General de DIRECON:  “Buscamos que nuestro comercio exterior sea resiliente y flexible a la guerra comercial”

Octubre 30, 2018|Actualidad, Opinión|

La Dirección General de Relaciones Económicas Internacionales de la Cancillería, ha tomado diversas medidas para enfrentar la guerra comercial entre EEUU y China, que tienen por objetivos detectar, identificar y mitigar las distorsiones que se puedan producir en el comercio exterior.


El 1o de enero del 2019, la Dirección General de Relaciones Económicas Internacionales de la Cancillería (DIRECON), pasará a ser la Subsecretaría de Relaciones Económicas Internacionales, con este cambio, el rol político que tiene hoy DIRECON, crece y junto con articular las distintas instancias que tienen relación directa con el comercio exterior de Chile, reforzará el rol de ProChile,  con una mirada no sólo en las exportaciones, sino también de atracción de inversiones y promoción del turismo y de Imagen País, señala el abogado Rodrigo Yáñez Benítez, Director General de Relaciones Económicas Internacionales (DIERON).

La nueva instancia, refuerza Yáñez, busca “potenciar nuestra coordinación y negociación en comercio exterior, así como la articulación de los actores internos vinculados en este tema, junto con potenciar la presencia de Chile y de nuestros exportadores en el mundo”. Desde esta perspectiva, la creación de la Subsecretaría viene a potenciar ese rol. “Buscamos darle coherencia, unicidad y coordinación a todos los actores que están relacionados con el comercio exterior”. La DIRECON, que tiene como n ejecutar y coordinar la política de Gobierno en materia de Relaciones Económicas Internacionales, tiene un rol fundamental en todos los acuerdos comerciales y en los tratados de libre comercio que  ha logrado Chile, y que pretende ampliar en el corto y mediano plazo. Por lo mismo, tienen mucho que decir sobre la guerra comercial que se desató entre China y Estados Unidos, a la que se han sumado 6 países, y que tiene al mundo global observando y monitoreando.

 

¿Qué oportunidades hay, cuáles son los principales riegos y qué medidas ha tomado Chile para enfrentarlo?

En temas prácticos el catastro nacional de barreras no arancelarias, las mesas de trabajo y una plataforma que permita administrar de manera más simple la red de acuerdos de libre comercio, que en el corto o mediano plazo subirá de 26 a 31, son algunas de las medidas que ha tomado Chile en un contexto de guerra comercial. De hecho, para la autoridad, “el gran mitigador del riesgo es tener una red de apoyo de acuerdos de libre comercio lo más amplio posible, porque nos da exibilidad para poder tomar decisiones comerciales. Y hoy con el tipo de cambio que están haciendo nuestras exportaciones más competitivas, lo que hay que hacer es seguir reforzando nuestra red de libre comercio y seguir ampliándose”.

¿En qué ha afectado al comercio de Chile la guerra comercial entre China y Estados Unidos?

Una guerra comercial como ésta lo primero que hace es producir distorsiones en el comercio; por lo tanto, claramente hay mercados donde nuestras exportaciones pueden verse afectadas y esos son los riesgos que estamos mapeando de manera conjunta con el sector privado. Sin embargo, esos riesgos también pueden presentarse como oportunidades en algunos mercados, como es el caso del cerdo en China. Las condiciones de este producto en Estados Unidos se vieron empeoradas y eso generó mejores condiciones competitivas para nuestro cerdo. Sin embargo, existen desvíos a otros mercados como Corea del Sur donde se puede ver afectado el precio. Ese tipo de casos, se pueden estar dando con otros productos y es lo que estamos mapeando con el sector privado. Por ello, buscamos que nuestro comercio exterior sea resiliente a este tipo de efectos.Desde el punto de vista macro, claramente la guerra comercial es negativa. Afecta las perspectivas de crecimiento global, los precios de los commodities y claramente como país el balance es negativo, pero desde el punto de vista de las exportaciones y el comercio exterior, lo que queremos es que estas distorsiones las podamos detectar, identificar y mitigar.

Mesas de trabajo con el sector privado

Para el Director, lo anterior cobra especial relevancia porque una de las características de estos tiempos es que el entorno político es muy volátil, y así las perspectivas de saber hasta dónde llegará la guerra comercial son difíciles de predecir, “es por ello que esperamos que las conversaciones den claridad con respecto hacia dónde va”. Sin embargo, asegura que hoy los efectos deben ser acotados, aunque si es que se hacen efectivas todas las medidas que se han anunciado Chile enfrentaría un escenario mayor y, por lo tanto, “tendríamos que hacer un análisis mayor respecto a las exportaciones que tenemos y cómo se van a ver afectadas”.

En el marco de la guerra comercial, la DIRECON identi có las líneas arancelarias de EE.UU. de América que se vieron afectadas sobre el arancel de China, haciendo el cruce con nuestra oferta exportable, lo que arrojó que existen 123 productos que coinciden con medidas aplicadas contra productos de EEUU. Luego se ltró para determinar si realmente se competía o no con EE.UU., al analizar la contraestación, la elasticidad de la oferta y las demandas de esa oferta exportable y cómo eran los efectos de la desviación del comercio de esa oferta exportable; entonces esas líneas arancelarias de los 123 productos fueron los que se discutió en las 3 mesas de trabajo que se dieron en el marco de la guerra comercial con 3 sectores: agropecuario, agrícola y agroindustrial, y se sacaron algunas conclusiones.

¿Cuáles fueron las conclusiones para el sector agrícola?

Para este sector estamos viendo las oportunidades que se generan en cereales y maíz en la Unión Europea, y aumentar la presencia de porotos, jugos de arándanos, arroz, cereales, en el caso de Canadá. En México se generan oportunidades en la agroindustria, en mermelada, puré y pastas de frutas. En China se pueden generar oportunidades para las paltas. El siguiente cuadro resume las conclusiones, en relación a los países que han reaccionado con represalias arancelarias frente a las medidas adoptadas por Estados Unidos de América.

 

¿Qué medidas pueden tomar o han tomado para evitar efectos adversos?

 

Creemos que es importante institucionalizar las mesas de trabajo con el sector privado, que permiten hacer seguimiento permanente a las condiciones del mercado y entregar información a los gremios para poder reaccionar. En este caso, las medidas tienen que ver con intensi car las conversaciones para las aperturas tosanitarias en algunos mercados. En este contexto, el Ministro de Agricultura hará una gira a China y participará en Chile Week en ese país, para buscar abrir este tipo de barreras en el mercado chino, indio, en el de Vietnam y de Corea.

 

¿Cuáles son los efectos en el corto, mediano y largo plazo?

Vemos dos efectos. Desde el punto de vista macro, las perspectivas del precio del cobre del tipo de cambio.Desde el punto de vista de nuestras exportaciones, los números de los primeros seis meses de este año son positivos en relación al crecimiento de las exportaciones, que llegaron al 17% más con respecto al año anterior. Creemos que esa tendencia se mantendrá, impulsada también por un tipo de cambio favorable. Sin embargo, lo que queremos es que estas distorsiones no perjudiquen el camino avanzado en los mercados donde tenemos presencia, y, además, como medida adicional, reforzar la apertura de nuevos mercados, donde hoy no estamos. En este sentido, el trabajo que estamos haciendo con la Comisión Euro-Asiática, con Medio Oriente, con la India, con los países del Sudeste Asiático, justo en el marco de nuestro liderazgo en APEC 2019, es reforzar y profundizar nuestros acuerdos de libre comercio con varios de esos países, como Filipinas y Corea del Sur.

¿Se iniciaron las conversaciones con ambos?

Con este último, esperamos que este año se rmen los términos de referencia de esta negociación, y podamos suscribir la modernización del Tratado de Libre Comercio que es el más antiguo que tenemos y el primero con un país asiático. En el caso de Filipinas, estamos en conversaciones para tener un acuerdo de alcance parcial, en el marco de nuestra estrategia de acercamiento con el ASEAN. En el caso de Indonesia, el CEPA ya está en el Senado.

¿Cómo están las relaciones de Chile con EE.UU. y con China?

China y EE.UU. de América son nuestros principales socios comerciales, los dos son países APEC y con ambos países nuestra relación es buena y activa. El Canciller Ampuero va a una gira a China en septiembre, y el ministro de Agricultura, durante octubre tendrá una comisión de administración del TLC con EE.UU., donde también tendremos conversaciones en relación a APEC. Nuestras relaciones no se han visto perjudicadas por esta guerra comercial.

¿Pero eventualmente nuestras relaciones con ambos países pueden afectarse?

 

Durante APEC 2019 Chile tendrá el liderazgo del foro, por lo que evidentemente será un desafío abordar los temas de integración económica regional y de libre comercio, en un entorno multilateral, con posiciones tan distintas como tiene EE.UU. y China. Sin embargo, este desafío lo vemos como una invitación para asumir un liderazgo y un aporte a la solución de temas multilaterales de impacto global.

¿Cómo está Chile como país -para enfrentar la guerra comercial- en relación a su competencia en las exportaciones frutícolas?

Las condiciones de acceso de mercados en el tiempo se han ido equiparando, en cuanto a que Chile antes tenía un acceso favorable, pero creemos que todavía la red de acuerdos de libre comercio, es un factor de resiliencia y exibilidad importante.Por ejemplo: nuestra profundización del acuerdo con China, la modernización del acuerdo con la Unión Europea, y Corea del Sur. Lo que buscamos es aumentar nuestras cuotas y condiciones de acceso, y poner a tono nuestra red de acuerdos de libre comercio. Por lo que creemos que estamos en condiciones favorables y estamos trabajando para aumentar esa ventaja comparativa en relación a nuestra competencia.

Por otra parte también, está la negociación de capítulos tosanitarios, por ejemplo, el caso de los cítricos en China. Aunque tengamos el levantamiento de barreras no arancelarias que nos permite entrar con nuestra oferta a un 0 por ciento, no tenemos negociado el capítulo tosanitario para que puedan entrar los cítricos. Por ello, estamos priorizando estos puntos en nuestra agenda de negociación y en el marco de nuestra alianza estratégica integral con China.

Nuestra línea de trabajo tiene que ver con ampliar los TLC que hoy día tenemos y modernizarlos.

¿Qué debiera hacer Chile internamente para enfrentar esta Guerra Comercial?

Tenemos un comité interministerial de negociación comercial, donde se discuten los temas de comercio exterior; además de las negociaciones también el punto es como Aduanas y las Agencias, que son reguladoras, y que tienen relación con las exportaciones, pueden actuar articuladamente, en un sistema de exportación que funcione de una manera más uida. En esa línea la implementación de SISEX, en el marco de la Alianza del Pací co, los temas de operadores económicos autorizados y también los temas de facilitación de comercio son temas que se están viendo.

 

Fuente: SimFRUIT

 

Volver